LUCAS BENVENUTO HABLÓ DE JEY EN SU PRIMERA ENTREVISTA: “ESCUCHARLO ME DA ASCO”

Espectaculos 11 de abril de 2023 Por Agostina Morales
El joven rompió el silencio al brindarle un reportaje a Karina Mazzocco desde su casa de Ushuaia. “A mí me da asco escuchar eso. Hoy con 30 años puedo entender que no podés tener ningún vínculo de amor con un nene de 14 años. Entonces, escuchar hoy eso como un adulto, me da saco. No puedo”.
316442436_1086197588716684_1702379337975025890_n

Lucas Benvenuto, el joven que denunció a Jey Mammon por supuesto abuso sexual, recibió en su casa de Ushuaia a Karina Mazzocco, la conductora de A la tarde. Fue semanas atrás, en el mismo ciclo de América, donde aludió como al pasar al conductor de Telefe, desatando la catarata de hechos que derivaron con el humorista suspendido de La Peña de Morfi y actualmente en España.

Luego de manifestarse en entrevistas por medio de videollamadas y a través de un vivo de Instagram, Lucas dio una entrevista cara a cara. En la ciudad más austral del mundo, a más de 2.300 kilómetros de Buenos Aires, Mazzocco presentó la nota repasando la vida del entrevistado, antes de que el plano se abriera y se viera a Benvenuto. “Estoy bien acompañado y eso es lo importante a la hora de hablar”, señaló el joven.

“Me llevó el tiempo de entender, como me pasó con los otros (presuntos abusadores). No me levanté un día y me di cuenta lo que me habían hecho”, afirmó, y agregó que por el vínculo que tenía con Mammon le resultó más doloroso que en los otros casos. También se refirió al hecho de que ninguna de las personas a las que denunció, estaba en prisión: “En mi casa tengo un cuadrito con las prescripciones. No quiero sumar más”, sentenció.

“No voy a volver a sentarme frente a una silla fría con una persona que no sabe cómo manejarse en estos temas. ¿Podés creer que no se pueden juntar a tomar un cafecito y darle una condena firme a mi abusador?”, dijo Benvenuto, sobre la Justicia. “Yo sé mi verdad, cuál es la verdad, denuncié, hablé, pedí ayuda. No quiero dar más detalles de cómo fueron los abusos, pero (con Mammon) pasó cómo fue con los otros, solo que está vez yo siento que fue más profundo en lo psicológico también”.

En este punto, Mazzocco le preguntó si le daba asco cómo el conductor había definido su relación. “Hoy, a los 30 años, escuchar eso en un adulto... me da asco. No puedo. Creía que está mal pero no, estar con un chico de 14 años está naturalizado para ellos, en su cabeza, entonces no lo ven como algo malo”, afirmó.

Respecto al día que decidió denunciar a Jey Mammon, Lucas reveló que pudo hablar gracias a sus años de terapia: “Mi psicóloga conocía toda mi historia. No sabía ni quién era él. Pero si tenía que cerrar toda mi historia, tenía que hacer eso también”. Agregó que en aquel entonces el humorista aparecía a menudo en televisión con el Cantando 2020. “Cuando me dijeron que no iban a hacer, tuve que cumplir lo que había hablado en terapia, sabía que era una posibilidad (que ni siquiera investiguen), y sabiendo el resultado yo me tenía que preparar para ser fuerte”.

Durante la charla con la conductora, Benvenuto reveló que en aquella primera charla con A la tarde no tenía pensado aludir a Mammon. “Yo te doy esa entrevista porque me indignó saber que había un chico detrás de esa denuncia que iba a pasar por lo mismo que yo”, dijo, en relación a la investigación sobre presunta corrupción de menores en la que entre otros habían detenido al productor de Gran Hermano Marcelo Corazza: “Ya sabía que iba a prescribir su denuncia, y de solo saber que podía ayudarlo con mi palabra, bienvenido sea”, aseguró, aunque lamentó que la exposición pública de su caso haya tapado el caso Corazza.

“No tenemos un final, el final lo tenemos que buscar nosotros mismos cuando sobrevivimos a esto y queremos dar vuelta la página”, agregó Lucas, y manifestó su dolor por el papel de la Justicia. “No dejamos atrás por un sistema que te suelta la mano, se pone a la persona abusada en un papel de víctima de por vida, creyendo que esa persona no puede ser feliz, no puede tener una pareja, no puede irse de vacaciones. Tiene que ser pura y casta, y ser silenciada”.

En este sentido, y a pesar de esta mala experiencia, instó a aquellos que hayan pasado por situaciones similares se animen a denunciar, aun “sin esperar el resultado”. A su vez, les habló a los magistrados que firman las sentencias: ”Con ese sello se arruinan muchas vidas. Si mi historia dolorosa fuera para ellos un sello y un papel, considero que deberían cambiar de trabajo”.

Consultado por el rebote que tuvo su caso y el hecho de que Jey Mammon haya abandonado la Argentina para viajar a España, señaló no sentirse aliviado. “No me hace feliz. Cualquier persona puede pensar que estoy festejando que se fue del país, pero no. Siento un vacío, me preparé psicológicamente par que no me lastimen nunca más. Tengo un protector para no dejarlos entrar nunca más”, aseveró. Y contó qué sintió al escucharlo en sus respectivas entrevistas: “No me sorprendió porque el efecto sorpresa de escuchar cómo se defiende mi abusador hace un montón lo perdí. Cuando escuché los juicios, las pericias. Llegué muy curtido para que hoy me sorprenda. Tampoco me sorprende que se fue del país, sé que va a volver”.

Además, explicó qué sentía al ver las reacciones en las redes. “Hace tres días que decidí ingresar a leer mensajes. Se siente bien ese abrazo, pero no llega a casa. Y por otro lado, me es difícil hasta decirlo, pero la cantidad de historias que me llegan, como las mías... No denuncian porque cuando hablaron en el círculo familiar no les creyeron, a mí también me pasó”, comparó. Y miró al futuro: “Lo que me queda a mí de acá en más es sanar, tengo 30 años y hace mucho que estoy con esto. Tengo mucho por delante para ser feliz”.

“De la Justicia puedo esperar de todo, ya no me sorprende que jueguen con las historias. No me quiero cargar con esa energía pero si todos dicen que hubo algo raro, algo debe pasar. Se burlaron de mí, en esta y en las otras causas, no hubo una en la que yo me haya sentido escuchado o tratado con empatía. Con la denuncia pública sí, me sentí escuchado por la sociedad y ustedes. No es una historia de entretenimiento, habría que manejar muy bien estos temas. Me persiguieron de un canal, fueron a mi trabajo, les ofrecieron droga a mis vecinos para que hablen”, acusó.

Si sos víctima de violencia familiar o sexual, o sabés de alguien que lo sea, llamá a la línea 137. Es gratuita, nacional y brinda contención, asistencia y acompañamiento las 24 horas, los 365 días del año.

Boletín de noticias