A un año de la muerte de Prince, habría nuevo material

Cultura y Espectaculos 22 de abril Por
Si bien sus familiares no cedieron los derechos, se conoció un nuevo material del Principe de Mineapolís, el cual estuvo disponible en estos días en servicios como iTunes y Apple Music;
Prince-Ultimate-album
Prince

A un año de la muerte de Roger Nelson "Prince", el martes 18 de abril se anunciaba la publicación de seis nuevas canciones del Principe de Mineapolís. Demasiado bueno para ser verdad: al día siguiente, los herederos lograban la retirada del tema principal, Deliverance,que estaba disponible en servicios como iTunes y Apple Music; hasta hace unas horas todavía se puede escuchar en Soundcloud.

Detrás del lanzamiento de Deliverance está el caribeño Ian Boxill, ingeniero de sonido que hace 10 años trabajó con Prince en los álbumes 3121 y Planet Earth. Cabe imaginar que estas disputadas canciones inéditas son descartes de esas sesiones, que Boxill almacenó subrepticiamente y que ha acabado por su cuenta (y riesgo).

También estamos ante la confirmación de lo que temíamos: que el fabuloso legado de Prince todavía no está centralizado ni catalogado ni (mucho menos) listo para ser editado. Las grabaciones del Hombre Púrpura caen en dos grandes grupos: el material no editado, con centenares de temas (en bastantes casos, difundidos en deficientes versiones piratas), y los discos ya publicados. Dentro de la segunda categoría está el bocado comercialmente más apetecible, lo editado durante los años ochenta a través de Warner Bros. Records, cuando su desbordante creatividad se correspondía con unas ventas millonarias.

Todavía hay mucho dinero en juego: el pasado año, Prince fue el máximo vendedor de música grabada en EEUU. Un fenómeno explicable, más allá del impacto emocional de su muerte, por el hecho de que sus canciones más conocidas aparecieron en plataformas de streaming y tiendas de venta digital tras el deceso. En vida, Prince racionaba drásticamente su música, descontento de los escasos rendimientos del negocio digital; incluso, era casi imposible encontrarla en YouTube (tras el fallecimiento, con el consentimiento tácito de su gente, volvieron en avalancha sus clips y sus conciertos, subidos por fans desconsolados).

Fuente: El Pais.

Te puede interesar