LA IRRACIONAL MUERTE DE PAUL WALKER

Novedades 14 de diciembre de 2020 Por Ma. Emilia Lopez
Una vida con obstáculos, problemas económicos y esfuerzo. Paul Walker, llegó a ser modelo para solventar gastos en su familia. Luego fue estrella de hollywood, mientras rechazaba el concepto de "fama". Deseaba tener una vida tranquila.
WSLOHBXM3RFOTN73C3BVRM3QSI

Saltó a la fama luego de interpretar a Brian O’Conner, emblemático personaje de Rápido y furioso. Su excelente labor le valió que se alzara con diferentes premios y que se convirtiera en una verdadera estrella de Hollywood. Si bien venía con una trayectoria sobre sus espaldas, Paul Walker sacó a relucir todo su carisma en las diferentes películas de acción, con autos potentes , que realizó junto a su colega y amigo Vin Diesel.

En la mejor etapa de su vida, si nos enfocamos en lo profesional, encontró la muerte abruptamente, el 30 de noviembre de 2013. Tenía 40 años. Por esas cosas del destino, sucedió por un accidente de tránsito. Una de las máquinas de cuatro ruedas que tanto amaba, le jugó una mala pasada. En la madrugada de aquel día, el Porsche rojo que manejaba el piloto Roger Rodas, amigo suyo, chocó contra un poste de luz y luego contra un árbol. Las llamas se apoderaron de la escena. Paul viajaba en el asiento del acompañante. Cuando los bomberos llegaron al lugar, no pudieron hacer nada.

Quien vivió este tormento fue Meadow, su hija. Inmediatamente, junto a sus abogados, abrió una investigación para determinar de las causas del accidente. En su momento se habló de desperfectos mecánicos. Un año más tarde la Justicia determinó que no sucedió lo que se estimaba: lo que ocurrió se debió a que el impacto fue a más de 150 kilómetros por hora, cuando la velocidad máxima permitida en ese lugar, precisada en los carteles de tránsito, era de 70.

Meadow siguió adelante intentando saber la verdad, y en el 2017 llegó a un acuerdo con la automotriz alemana. De acuerdo a la empresa, técnicamente era imposible que se destruyera la cabina del auto, como pasó. En pleno litigio, el arreglo económico ascendió a los 10 millones de dólares.

En su adolescencia Paul empezó a trabajar como modelo gracias a la intervención de su madre: hizo algunos anuncios publicitarios. Según recordó en alguna entrevista, modelar no le gustaba demasiado, pero lo hacía porque con ese dinero podía pagar su carrera.

Pasaron los años y Walker se recibió de biólogo marino, profesión que ejerció durante algún tiempo, mientras que a la par empezaba a abrirse camino en lo que más le gustaba: la actuación.

En Rápido y furioso, Paul reunió sus dos pasiones: la actuación y los autos.

"Me gusta mi profesión, pero no me gusta la fama. Me gustaría levantarme un día y ser un desconocido: poder salir con mi hija, ir a una plaza y que no me molesten. Sería algo muy lindo”, contó en una entrevista cuando comenzó a pasar más tiempo con Meadow, fruto de su relación con Rebecca Soteros, con quien nunca convivió, pero siempre mantuvo una buena relación". Afirmó en una entrevista. 

Meadow tenía 15 años cuando ocurrió. Desde entonces, no ha dejado de recordarlo. En sus redes sociales suele compartir material inédito con sus seguidores. Recibir el cariño de quienes idolatran a Paul la llena de gratitud.

Actualmente, con 22 años, Meadow va por la vida con vuelo propio. Trabaja como modelo y creó la fundación que lleva el nombre de su padre, Paul Walker Foundation. Uno de los propósitos de la ONG es el cuidado de la vida animal y la protección de los océanos, dos de las preocupaciones que tenía el actor.

Te puede interesar