APARECE LA SUPUESTA MADRE DE LUIS MIGUEL

Novedades 20 de agosto de 2020 Por Ma. Emilia Lopez
La última vez que vieron a Marcela Basteri fue en agosto de 1986. 32 años después creyeron encontrarla en una anciana que vivía en San Telmo, en situación de calle. Su familia exige un ADN, cuentan con pruebas suficientes de que puede ser ella.

A esa mujer de unos 70 años que deambula por las veredas de Buenos Aires se la observa “bastante pulcra y coqueta: todas las mañanas se levanta, se peina y se arregla”. Niega decirle su nombre a quien pretenda oírlo: evita cruzar palabras con los transeúntes que rondan por San Telmo, y no pide dinero ni acepta limosnas. Pese a cierto carácter huraño, es amable con las mujeres pero se la ha visto discutiendo con hombres que pasan cerca suyo.

Desayuna en un bar de la avenida Independencia. Rechaza con cortesía la invitación del mozo: siempre paga el café y las dos medialunas que consume, exigiendo que le entreguen a cambio el tiquet correspondiente. En las pocas palabras que pronuncia se avizora un acento italiano que parece estar cruzado por los vestigios de otros idiomas.

Los ojos claros hundidos en los rasgos angulosos de un rostro cuadrado, los labios definidos en dos trazos angostos, las cejas casi imperceptibles, la mirada de quien observó más de lo que hubiera deseado: esa mujer desconocida podría ser la madre de Luis Miguel.

Te puede interesar