Intentó sacarse una selfie y un jaguar le destrozó el brazo

Novedades 06 de enero de 2020 Por
bb_405402751_1_1

Noemí, de 30 años, quería tomarse una fotografía en el zoológico Bio Zoo de Córdoba, Veracruz. En ese momento, fue alcanzada del brazo por el felino cuando se acercó demasiado a su jaula.

La joven podría perder el brazo derecho, debido a las lesiones severas que le dejó el animal que se encontraba dentro de su jaula cuando ella se acercó demasiado.

La mujer, originaria de Puebla, visitó el zoológico ubicado en la prolongación de la calle 4 en la colonia Los Robles en el municipio de Córdoba para visitar a los animales, pero nunca imaginó que sería agredida por el felino en peligro de extinción.

Tras ayudarla a quitarle el brazo de las fauces del jaguar, la mujer fue atendida por paramédicos de Cruz Roja, quienes la estabilizaron y la canalizaron a un hospital.

Las garras del felino lesionaron el tendón y los colmillos se enterraron en el brazo y antebrazo.

El apoderado legal del zoológico, Gonzalo Rodríguez Díaz, señaló que la mujer no respetó el reglamento interno del inmueble y violentó el área permitida por querer tomarse una “selfie” y fue en ese momento que el jaguar le dio el zarpazo, reportó el portal Plumas Libres.

La empresa Bio Zoo se hará cargo de los gastos hospitalarios, pero no en su totalidad debido a que el animal en cautiverio no se salió de la jaula, sino que la visitante sobrepasó el límite permitido.

El felino que se encontraba en el interior de su jaula dio el zarpazo a la mujer debido a que se acercó mucho y posiblemente el animal se sintió atacado y se defendió por instinto.

Ante el ataque, la mujer gritó desesperadamente, por lo que turistas y guardias del zoológico acudieron a rescatarla, jalándola de las garras del animal.

El representante legal de este centro de rescate de vida silvestre dejó en claro que se cuenta con un reglamento interno con que se maneja el respeto a la vida silvestre y entre las prohibiciones está no tocar a los animales, no meter las manos, no ofrecer comida.

Aclaró que, en 18 años que tiene en funciones el Bio Zoo, jamás se había presentado un caso igual y eso se debe a que se había cumplido con el reglamento hasta este día en que se violentó el mismo.

Te puede interesar